Los objetivos específicos

Los objetivos específicos que nos planteamos alcanzar en el proyecto son los siguientes:

 

  • El planteamiento de un modelo explicativo sobre el poblamiento en torno al litoral del mar de Alborán en el período medieval apuntando a las posibles concomitancias y diferencias entre las dos orillas.
  • Análisis de los productos y mercancías comercializados con un estudio detallado sobre su circulación, desde sus lugares de origen, transformación o producción, pasando por las rutas y puertos que atraviesan hasta llegar a su lugar de destino y consumo. Dicho asunto exigirá que se ponga en relación los centros costeros y portuarios con las zonas del interior a las que abastecen y/o de las que reciben artículos.
  • Relacionado con lo anterior, nuestra pretensión es delimitar las posibles etapas de la evolución de los intercambios transmarinos. Ante esto se plantean varias cuestiones : ¿hasta qué punto influyen los periodos de conflicto y las diferencias político-religiosas en el comercio? ¿cuáles son las pautas seguidas por los estados para minimizar estos estos eventuales efectos negativos?
  • Establecer un análisis de las poblaciones costeras, de su explotación económica del espacio (pesca, salinas, agricultura, ganadería…) y de su composición socio-cultural. Esto nos conducirá a evaluar el papel de dichas zonas en la evolución socio-política de los estados y en la vertebración del territorio de estos últimos. Asimismo serán relevantes cuestiones relacionadas con la instalación de comunidades exógenas en las zonas del litoral y las relaciones de éstas con los poderes locales. Y esto implica un estudio tanto de los estudios de los parámetros de actuación de las entidades locales como de los grupos que allí se asientan (fiscalidad especial, políticas de incentivo o freno a la llegada de éstas…).
  • Estudio de los intercambios socio-culturales y tecnológicos entre las dos vertientes del mar de Alborán. En este apartado tienen cabida cuestiones como las migraciones, las rutas y viajes (riḥlas) que siguen los intelectuales, a lo largo de su formación como especialistas en derecho (fiqh) y en otras materias, y la transmisión de nuevas técnicas e ideas (en navegación, agricultura, fabricación cerámica…).